lámpara
Hoy trabajaremos con un material que por su forma y resistencia ofrece muchas posibilidades. Se trata del plástico de los tapones de las botellas de refresco, con el que haremos una lámpara. En el ejemplo, todos los tapones son blancos, pero como siempre, tu imaginación es lo que hará de tu lámpara un diseño completamente original. Puedes combinar tapones de varios colores, o bien pintarlos, para darle el aire que más combine con el lugar donde coloques tu lámpara
l
Materiales:

+ - 200 tapas de botellas de plástico (del color que desees).

- Pegamento (Mejor de secado rápido).

- Tijeras.

- El cable y casquillo de alguna lámpara que ya no te sirva.

- Una bombilla.


Pasos a seguir:


1.- Primero lava las tapas y en caso de que lo tengan, quítales el plástico de dentro.

2.- Para hacer cada lado de la lámpara (son 6), alinea 6 tapas horizontales y 6 tapas verticales.

3.- Una vez alineadas, empieza a pegar las tapas entre si y presiona hasta que se peguen bien. Al final te deben quedar 36 tapas por lado. Excepto en lado que estará en la base, que deberá tener una abertura en medio, en forma de cuadrado, de 4 ó 5 tapitas por lado, para poder cambiar la bombilla cuando se nos gaste

4.- Cuando los 6 lados estén completamente secos, toma uno y pega el casquillo en el centro, dejando el cable suelto. (Depende del tamaño).

5.- Una vez seco, coloca la bombilla y empieza a pegar los lados para formar el cubo, haciendo si es necesario un agujero en el lateral para que pueda pasar el cable. El lado con el hueco en el medio irá colocado en la base.

6.- Cuando los lados de la lámpara estén bien secos, enciende la lámpara y ¡Listo
!

(FUENTE: La Bioguia)