cuscus romanescu
Nuestra receta de hoy se llama Cuscús porque su aspecto recuerda al cuscús, pero en realidad es una ensalada y más concreta crudivegana ya que ninguno de sus ingredientes necesita ser cocinado. Es un plato cuyo principal ingrediente es el romanescu que encontramos en la magnífica página de CreatiVegan.

Dificultad: muy fácil
Tiempo de preparación: 5 minutos
Raciones: para 2 personas
Ingredientes:

250 g de romanescu (sólo floretes, sin tallo)
1 tomate pequeño
1 cucharada de almendras picadas (crudas si quieres que sea un plato totalmente crudivegano, si no, tostadas)
4-5 nueces peladas y picadas
1 cucharadita de comino (preferiblemente semillas enteras)
1 cucharada de cilantro fresco picado
una pizca de sal (opcional)

Lava el tomate y córtalo en trocitos pequeños.
Lava el romanescu, sécalo con papel de cocina y rállalo con un rallador de agujeros grandes. Ponlo en un bol y mézclalo con el resto de ingredientes. Pruébalo y añade una pizca de sal al gusto.
Sírvelo fresco, tal cual.

Pues… ya está, no tiene más misterio. Es una receta super simple para preparar en un momento y acompañar cualquier plato. Tiene una textura y un sabor muy agradable, crujiente, muy aromática, es muy ligera y se come sola. Las semillas de comino hacen que no predomine el aroma de éste, pero sí nos dé una nota de sabor cuando nos encontremos las semillas. El cilantro da más sensación de frescor, pero puedes cambiarlo por menta o perejil si no te gusta su sabor. Con albahaca fresca también queda muy bien. Las nueces y almendras quedan estupendas con el resto de ingredientes y se pueden añadir también pipas de calabaza (muy recomendable, esta vez no tenía y por eso no las he usado).

Cuscús de romanescu

Se pueden hacer miles de variaciones partiendo de romanescu o de coliflor rallada. No os preocupéis por el sabor porque no tiene nada que ver el sabor de la coliflor cocida con el sabor de la coliflor cruda, a la plancha o frita (podéis ver ejemplos en otras recetas con coliflor, que son todas “odiolacoliflor-friendly” ;)). Añade lo que te apetezca o lo que tengas por casa, como si fueses a hacer un cuscús normal y corriente o tabbouleh: tomate, pepino, aceitunas, cebolla, champiñones, pepitas de granada, aguacate, maíz, brotes y germinados (muy recomendables brotes de alfalfa y de lentejas), cebollino, hinojo, colinabo, zanahoria, pimientos… Añade las hierbas y especias que quieras (por ejemplo está muy bueno también con pimentón, curry o ras el hanout) y alíñalo a tu gusto (en mi caso sólo una pizca de sal, pero puedes añadir zumo de lima o limón, aceite de oliva, gomashio, tahini...).

(FUENTE: CreatiVegan)

Si quieres introducirte en el Mundo RAW y disfrurtar de los beneficios que los Alimentos Vivos aportan a  tu comida, te recomendamos estos libros, que son auténticas biblias del Crudivorismo
 
cocr2
 
 
cocr
cocr1
Y nada mejor que los SUPERALIMENTOS, para complementar tus platos raw. En Salud Viva encontrarás:
 
  •     Probioticos Veganos
  •     Mezclas para tus ensaladas y batidos
  •     Productos para tu Cocina
  •     Superalimentos
  •     SuperHierbas
  •     Cremas crudas
  •     Frutos Secos
  •     Semillas
  •     Arroces
  •     Superfrutas, Bayas, pasas y dátiles
  •     Proteinas Veganas
  •     Setas y Hongos
  •     Harinas
  •     Endulzantes sanos y mucho más...

sup