plantas para ayudar a las abejas

Las población de abejas se ha reducido en un 75% en el último siglo. Este drástico descenso se atribuye a varías causas, como el estrés producido por los cambios en el entorno, ácaros como la Varroa, desnutrición...Sin embargo, una de las principales causas, de acuerdo con los últimos estudios, es la utilización de pesticidas, sobre todo los neonicotinoides. Se ha demostrado que afectan a la memoria de las abejas, así como a su capacidad de vuelo, impidiéndoles regresar a la colmena.

En este artículo, recopilamos algunas de las formas con las que podemos ayudar a que las abejas sigan poblando nuestro planeta.

1º Evita el uso de pesticidas e insecticidas
Sobre todo los pesticidas neonicotinoides como el imidacloprid. La mayoría de estos productos son muy perjudiciales para las abejas. Aunque no llegan a matarlas, les producen serios daños en su sistema inmunológico, memoria, capacidad de vuelo, etc. haciéndoles más vulnerables a enfermedades y parásitos. En su lugar, puedes utilizar una estrategia de manejo integrado de plagas (MIP), o bien, utiliza remedios naturales como el aceite.

Existen varías campañas de recogidas de firmas a favor de la prohibición de estos pesticidas: Avaaz.org / Change.org / 38 Degrees. Tu voto es importante para combatir las grandes presiones que están ejerciendo los gigantes productores de pesticidas como Bayer o Syngenta.

2º Cultiva plantas provechosas para las abejas
Las abejas son los polinizadores más importantes de las plantas con flores o magnoliófitas. Se calcula que la tercera parte de los alimentos humanos son polinizados por insectos, fundamentalmente abejas. Pero no lo hacen por amor al arte, sino porque necesitan néctar y polen para alimentarse y fabricar la miel.

Puedes ayudar a las abejas plantando en tu jardín especies provechosas para ellas. Las abejas son ciegas al color rojo, por lo que las flores de este color no las atraen mucho (a menos que reflejen radiación ultravioleta como las amapolas), pero si las flores azules, amarillas, púrpuras… Plántalas agrupadas por especies, no entremezcladas y en lugares soleados, ya que las abejas no suelen ir a las flores que están a la sombra.

Está demostrado que los jardines con 10 o más plantas amigables para las abejas reciben la mayoría de sus visitas. Esto no es solo beneficioso para ellas, sino que además tu jardín lucirá un mejor aspecto. A continuación te proponemos algunas especies:

Plantas:
-Albahaca (Ocimum basilicum)
-Amapola (Papaver)
-Anís (Pimpinella anisum)
-Dientes de león (Taraxacum officinale)
-Geranio (Geranium)
-Girasol (Helianthus annuus)
-Lavanda (Lavandula)
-Madreselva (Lonicera)
-Malva (Malvaceae)
-Margaritas (Bellis perennis)
-Melisa (Melissa officinalis)
-Menta (Mentha)
-Milenrama (Achillea millefolium)
-Orégano (Origanum vulgare)
-Romero (Rosmarinus officinalis)
-Rosal (Rosoideae)
-Salvia (Lamiaceae)
-Tomillo (Thymus)
-Trébol (Trifolium)
-Tulipán (Tulipa)
-Violeta (Viola)
-Zanahoria (Daucus carota)
-Zarzamora (Rubus fruticosus)

Árboles y arbustos:
-Abedul (Betula)
-Albaricoquero (Prunus armeniaca)
-Almendro (Prunus dulcis)
-Avellano (Corylus avellana)
-Boj común (Buxus sempervirens)
-Brezo (Calluna vulgaris)
-Castaño (Castanea)
-Cerezo (Cerasus)
-Ciruelo (Prunus domestica)
-Encina (Quercus ilex)
-Eucalipto (Eucalyptus robusta)
-Haya (Fagus sylvatica)
-Hiedra (Hedera)
-Higuera (Ficus carica)
-Laurel (Laurus nobilis)
-Limonero (Citrus × limon)
-Manzano (Malus domestica)
-Naranjo (Citrus × sinensis)
-Nogal (Juglans regia)
-Olmo (Ulmus)
-Pino (Pinus)
-Roble (Quercus robur)
-Vid (Vitis)



3º No todas son malas hierbas
No todas las plantas que nacen de forma natural en tu jardín son “malas hierbas”, muchas de ellas son muy apreciadas por las abejas, como los dientes de león, las margaritas, los tréboles… así que piénsatelo dos veces antes de arrancarlas.
4º Avisa de la existencia de enjambres a un apicultor

Enjambre de abejasUn enjambre es un conjunto de abejas que, junto con una reina, salen de la colmena con el objetivo de perpetuar la especie. Para lo cual, buscan un hueco en un árbol, edificio o colmena vacía para crear un nuevo nido y reproducirse.

Sin embargo, a día de hoy, una colmena no puede vivir de forma natural. Esto es debido a la existencia de un acaro llamado Varroa, procedente de Asia y que se reproduce muy rápidamente. Este las va debilitando hasta el punto de extinguir la colmena. Si el enjambre fuese pequeño, no sobreviviría el invierno y si fuese grande con dificultad podría aguantar hasta la primavera o el verano siguiente. Por eso es importante poner en conocimiento de un apicultor la existencia de un enjambre,  para que lo recoja y este pueda sobrevivir.

5º Provee una fuente de agua en tu jardín
Las abejas necesitan agua para su alimentación. El pan de abejas es la mezcla de polen macerado con miel que permite reblandecer el polen y hacerlo digerible por las larvas. Esta mezcla contiene alrededor de un 70% de agua.

Además, el agua es especialmente importante en verano, ya que la usan para refrigerar la colmena. La temperatura en el interior de esta debe de permanecer constante, entorno a los 35ºC. En verano esto lo consiguen evaporando agua agitando sus alas.

Las abejas pueden volar varios kilómetros para encontrar agua y acarrearla a la colmena, sin embargo, podemos ayudarlas, ahorrándoles este gasto energético y trabajo, si colocamos una fuente de agua en nuestro jardín; actuando así, ahorraremos la energía y el tiempo que las abejas dedican a esta necesidad.

Una posibilidad para que las abejas abreven el agua, es colocar un recipiente en el que floten algunos trozos de madera, de esa manera las abejas pueden posarse fácilmente para consumir el líquido.

Nunca es tarde para empezar a ayudar al medio ambiente, y ayudar a las abejas es una buena forma de comenzar.


(FUENTE: Abeja Burgalesa)