Albert-Rizzi-y-perro-doxy

Los pasajeros de un vuelo de U.S. Airways estallaron de indignación hace unos días, cuando una azafata obligó a un hombre ciego que iba a bordo y a su perro guía a salir fuera del avión. Todo comenzó con el retraso de un vuelo que tenía que despegar del aeropuerto de Philadelphia. Conforme iban pasando los minutos, el animal empezó a inquietarse.

Albert Rizzi, como se llama el propietario de este labrador de nombre Doxy, declaró que el perro se acurrucó debajo de sus piernas, circunstancia que la azafata le recriminió, invitándole a que se colocara debajo de su asiento.

"Me tomé mal esta indicación", reveló Rizzi, que le dijo a la chica que su perro "no es un objeto inanimado". El hombre añadió que como cualquier animal, su carácter inquieto le obliga a buscar una posición lo más cómoda posible.

Pasó poco tiempo hasta que la azafata les pidió al ciego y a su perro que abandonaran el avión ya que, según informó, el hecho de que Doxy no fuera capaz de estar debajo del asiento creaba un "problema de seguridad".

Cuando los otros pasajeros del avión se dieron cuenta de que ambos estaban siendo obligados a bajar del aparato, decidieron mostrar su apoyo al abandonarlo también ellos. Como consecuencia, el vuelo fue cancelado. Más tarde, U.S. Airways habilitó un autobús para que los pasajeros completaran el trayecto previsto.

El incidente está bajo investigación, mientras que en la página oficial de Facebook de la compañía abundan los comentarios de personas indignadas con lo sucedido.

(FUENTE: Ideal.es)