sanar vientre diosa
El cuerpo es un símbolo y el vientre, el útero femenino, es el símbolo de la conexión con lo no manifestado, la Diosa. El vientre femenino ha sido agredido durante miles de años, por el mundo masculino y la energía metálica separada del corazón y la Madre Tierra que ha dominado nuestra civilización.

Y aún hoy sigue siendo agredido terriblemente en nuestra “avanzada” civilización. Se le agrede cuando el hombre sigue utilizándolo para descargar toda su frenética compulsividad mental, cuando tantos y tantos hombres se masturban dentro del vientre de una mujer y a eso le llaman hacer el amor.

Le agrede la propia mujer cuando permite que cualquier hombre entre dentro de ella, y cuando ella misma copia los patrones sexuales masculinizantes, dirigiéndose a una sexualidad superficial (clitoridiana) y convirtiéndose en ese tipo de mujer,  tan común hoy en día, que utiliza activamente la sexualidad desligada del sentimiento.

Se le agrede por supuesto en los hospitales, en el llamado “parto tecnológico” dominante hoy en día, donde tantas y tantas mujeres paren de forma antinatural y son sometidas a la atrocidad de la episiotomía y otras aberraciones médicas, en aras del la “efectividad técnica”. Se la agrede cuando se ha inventado la píldora, que destruye el ciclo femenino, o todos los otros sistemas anticonceptivos intrusivos en el cuerpo de la mujer, curiosamente siempre sistemas para la mujer, ¿porqué no para el hombre?.

Se agrede el vientre femenino, cuando se ha hecho creer a la mujer que su regla es un trastorno, una molestia “que tiene que sufrir” y que la impide actuar en un plano de “igualdad” con el hombre. Cuando se la ha hecho separarse del momento sagrado que es la menstruación y a base de “tampax” apartarse e incluso repudiar su propia sangre.

Podríamos continuar con un sin fin de agresiones más de una civilización masculina que, desde su “omnipotente” hemisferio izquierdo, ha cometido y sigue cometiendo para controlar y aplastar a la Diosa, a la cual ha temido y no ha entendido. No es de extrañar que nuestra civilización esté destruyendo la Tierra, siendo la Tierra la expresión por excelencia de la energía de la Diosa.

La Diosa es la energía femenina y representa la conexión con lo que se siente, con aquello que está ahí pero no se puede aprehender con la razón. Y en la mujer, canal femenino en la Tierra, la Diosa está ligada al poder de su vientre, que sanado, la une directamente con la energía del corazón y con la Presencia del Ser, del Todo.

Es necesario que el vientre femenino sea sanado de todo el dolor, de todo el miedo y de todo el rencor, del karma colectivo, de miles de años de aplastamiento de lo femenino, de desprecio y de agresión a la Diosa.

Existen diferentes formas, y lo que podríamos llamar técnicas de sanación, que desembocan todas en tomar consciencia de la verdadera identidad, despejando todas las creencias erróneas sobre uno mismo incrustadas en nuestra mente-cuerpo. El mismo acto sexual, en la forma tántrica, es una potente forma de sanación.

La mujer tiene que “abrazar su dragón”. Hacerse consciente de su herida y sanarla a través del perdón consciente. No se trata aquí de establecer culpables. La curación del ser humano exige que comprendamos que nuestra historia es una historia colectiva, es la historia del despertar de la consciencia, y en esa historia todos hemos estado implicados en multitud de vidas, unas veces haciendo de una cosa y otras de otra. Y lo mismo que la curación del planeta requiere que el hombre abra su pecho e integre lo femenino dentro de él, esa misma curación requiere que la mujer cure su herida a través de la comprensión de sí misma y del perdón consciente.

Sanación no se refiere sólo a los síntomas físicos ya manifestados. Ese sería únicamente el final del proceso de la enfermedad original, la mente. La sanación real requiere un proceso consciente.

La medicina alopática tradicional sólo entiende de los síntomas externos una vez manifestados, que considera, además, ajenos a nosotros mismos, algo que “le viene a uno” no se sabe por qué. Cuando sólo intentamos curarnos de los síntomas externos cuando aparecen, y lo hacemos sin asumir la responsabilidad de nuestra enfermedad y de nuestra curación, sin tomar partido en ella, únicamente a través de medios externos, de medicamentos, de operaciones quirúrgicas, como propone la medicina convencional, no se produce realmente la sanación. Podrán remitir temporalmente los síntomas específicos, pero el origen energético/mental sigue ahí, reproduciéndose más tarde, puede que de otra manera.

Cuando hablamos de sanar no nos referimos a sanar una enfermedad física ya manifestada. Como decíamos, eso no es más que el final del proceso de una mente no curada. Aunque no haya enfermedad física manifestada, la sanación es igualmente necesaria, puesto que el problema es mental/emocional, se manifiesta en nuestra propia vida, que no es más que un reflejo de nuestra mente y nos impide tomar nuestro verdadero poder, acceder a la esencia de lo que somos. De esta forma, la sanación de nuestra mente, nos lleva a encarnar quien realmente somos, por una parte, y a evitar las manifestaciones físicas en forma de enfermedad, por otra.

Sanar es “desatar” las causas. Comprender y liberar el pasado, no repitiendo en el presente las actitudes que previamente originaron los problemas. Por eso es tan efectiva la terapia de regresión. A través de regresar al pasado de esta vida o de vidas anteriores, comprendemos desde una visión más amplia de la historia de la vida, lo que nos permite entonces liberar nuestra mente a través del perdón. Cuando la mente “ha comprendido”, la sanación física se produce.

Sanar la mente es sanar el cuerpo porque mente y cuerpo no están separados. Cuando sanamos el cuerpo, cuando llevamos consciencia a una parte de nuestro cuerpo, activamos la parte del cerebro, antes dormida o bloqueada, que controla esa parte del cuerpo. De manera que cuando sanamos el cuerpo “conscientemente” (no a base de medicamentos, “irresponsablemente”) también estamos sanado la mente, activando partes de nuestro cerebro antes dormidas o bloqueadas, liberando y elevando el nivel de nuestra mente, ampliando sus horizontes y elevando nuestra  consciencia.

La sexualidad tántrica puede ser una ayuda poderosa en el camino de sanación del vientre femenino, pues revierte el proceso de la enfermedad del desamor que inunda las células del vientre femenino.

Cuando una mujer hace el amor con “penes emocionales”, con penes compulsivos y egoístas, que no saben estar presentes amorosa y desinteresadamente dentro de su vientre, está acentuando la herida.

El contacto con el pene de un hombre que ha sanado o que está en el camino consciente de sanación, que ha abierto su corazón, que ha integrado en él mismo la energía femenina, la energía de la Diosa, comienza, sin embargo, a purificar el vientre femenino. Comienza a darle “nueva información”, esta vez desde la consideración, desde el amor.

Por eso es muy importante para cualquier mujer en el camino de sanación consciente, ser cuidadosa en sus relaciones. No se trata de represión, de negar ahora el derecho de libertad sexual, tan arduamente conseguido; sino de una toma de consciencia de “lo que estamos haciendo”.

Pasado el tiempo, tan necesario, después de siglos de locura de represión, de la liberación sexual de los hippies, estamos ahora en otro lugar, donde debemos empezar a tomar responsabilidad sobre las verdaderas consecuencias de lo que hacemos.

“Id y no pequéis más” decía el maestro Jesús, después de una curación, utilizando ese lenguaje bíblico tan desafortunado del “pecado”. Frase que no hacía si no exponer esto mismo: sánate y una vez sanado, sé consciente para no repetir los viejos esquemas que te llevaron a la enfermedad.

(Publicado por Jesús Gómez, Keshavananda, en la revista “Verdemente”).

Si quieres profundizar más en el tema, te recomendamos estas lecturas, con el 5% de descuento en El Jardín del Libro. Pedidos para España y también internacionales y gastos de envío GRATIS para España Península, a partir de 19€ de compra.

libro tantra diosa

Este libro cuenta la historia que el Buda del amor, Chenrezig, hizo la promesa de liberar a todos los seres de su dolor. Sin embargo, desolado por la dificultad de ver cumplida su misión, rompió en llanto. Tanta era su compasión por el mundo que sus lágrimas se convirtieron en la diosa Tara. Y Tara le dijo a Chenrezig: "Yo te ayudaré a cumplir tu promesa, y lo haré bajo la forma de mujer". Este es el origen de la diosa Tara, arquetipo del amor más generoso y activo, propio de la energía femenina. Su práctica nos faculta para transformar nuestra vida y convertirnos nosotros mismos en ese amor capaz de superar las dificultades propias de nuestra condición humana. Las enseñanzas de ese comentario proceden de uno de los textos más secretos del siglo pasado, compuesto por el Gran Lama Phabongka Rimpoche. En un lenguaje cercano y sencillo, se nos revelan técnicas con las que podemos transformar nuestro mundo.

libro camino diosa

El libro es una selección de artículos, unos basados en el ciclo de arquetipos femeninos y otros en la relación de las mujeres con el mundo natural y con la antigua espiritualidad pagana, sobre todo de la vieja Europa. Esas fuerzas del inconsciente colectivo, que proceden de la Gran Madre y a las que también llamamos dioses o diosas, habitan en nuestro interior y nos guían, nos protegen, nos poseen o nos destruyen, dependiendo de la relación que tengamos con ellos. Cada uno se podría identificar con un aspecto de la triple diosa: Doncella, Madre y Anciana, que conforman el principio femenino que subyace en todas las cosas y en todas las personas. Aunque dirigido esencialmente a las mujeres, portadoras conscientes de la fuerza cíclica de la Diosa, como una posible fuente de inspiración, transformación y sabiduría, también pueden inspirar a los hombres para ver con más claridad a las mujeres y para ver en ellos mismos el reflejo de su propia Diosa interior.

libro tantra ramiro

Cómo puede accederse a la magia del amor? ¿Qué enseñan sobre el sexo el Tantra, el Yoga y el Toísmo?¿Es el enamoramiento una vía para entrar en comunión con el universo?¿Dónde está el peligro de la pasión incontrolada?¿Cuál es el camino de la iniciación a la sexualidad sagrada?¿Se puede armonizar la dualidad yin-yang, hombre-mujer, en la experiencia amorosa? El autor, reconocido experto en las tradiciones iniciáticas orientales, nos explica que el ser humano es un receptáculo de energías cósmicas, las cuales permanecen aletargadas pero pueden ser despertadas en grado sumo, manejadas, controladas y reorientadas hacia la ascensión de la consciencia, y nos expone cómo el abrazo amoroso puede convertirse en una práctica meditacional, en un ejercitamiento para alcanzar niveles más elevados del Ser.

libro amor

El Amor Mágico. Los secretos de la sexualidad sagrada le descubrirá una dimensión desconocida de la sexualidad entendida sin prejuicios y vivida de modo excitante y pasional. Cuando se realiza a través de la unión corporal consciente, la sexualidad se convierte en algo sagrado, El espíritu se llena de energía y el contacto sexual se convierte así en una luz iluminadora que nos posibilita alcanzar el éxtasis y la plenitud personal y emocional. El acoplamiento físico, con todas sus variantes, es el camino para la comunión psicológica y espiritual. Como nos enseña la milenaria tradición oriental, el sexo es una fuerza constructiva y regeneradora que todos tenemos dentro, algo fecundo que nos une a nuestra pareja y nos reúne con el universo.

Más libros sobre El Poder de la Diosa, AQUÍ
Más libros sobre Sexualidad Tántrica, AQUÍ