cambio

 

En este post recogemos un artículo de Jan Anguita, autor de "El poder del Tapping", en el que nos describe la energía del año que acaba de comenzar, un año propicio para el cambio interior, que no deberíamos desaprovechar.

 

Esta es una buena manera de comenzar, porque cada año tiene su propia energía y sus propios potenciales: cada año es más favorable para unas determinadas cosas. Esto no nos obliga a nada, por supuesto. Que un año sea favorable para unas cosas no significa que tengamos que hacerlas a la fuerza.

Pero si lo tenemos en cuenta, lo podremos aprovechar mucho mejor.


La Energía del Año 2019

El año 2019 es un año con una energía bastante distinta a la de los años anteriores.

cambiar de vida en un mesPersonalmente, hace tiempo que hago el ejercicio de escuchar la energía de cada año y, hasta ahora, a lo largo de un año ya se podía sentir la energía que se preparaba para el año siguiente. Durante 2016, por ejemplo, ya se sentía la energía de 2017. Y durante 2017, ya se sentía la de 2018.

En cambio, con el año 2019, esto no ha sido así; por lo menos para mí. Iban pasando los meses, y no percibía casi nada del potencial de 2019. De hecho, hasta mediados de diciembre pasado pensaba que no escribiría este artículo, porque no tenía mucho que decir.

Pero al final la energía de 2019 se mostró. Y entonces todo cobró sentido.

Este es un año más difícil de sentir que los anteriores porque es un año muy introspectivo. Es un año para mirar hacia dentro, y no hacia fuera. Y en general nos cuesta más mirar hacia dentro que hacia fuera.

El año 2017, y especialmente el año 2018, tenían energías bastante “externas”. Eran años muy favorables para poner en marcha proyectos externos: proyectos profesionales, proyectos personales, etc.

El año 2019, en cambio, es un año más interno. No es tanto un año para hacer cosas externas, sino para trabajar nuestro interior.

Esto no significa que durante este año no podamos trabajar en proyectos externos. La energía de cada año no nos limita ni impide que hagamos otras cosas. En última instancia, puedes hacer cualquier cosa en cualquier momento.

Pero cada instante tiene una energía que hace que determinadas cosas sean más fáciles que otras.

Y el año 2019 tiene una energía que favorece especialmente el trabajo interior.


La Numerología del Año 2019

Al igual que hemos hecho en los últimos años, utilizaremos la numerología para analizar en detalle la energía del año 2019.

(Como comentamos cada año, nuestra sociedad en general no tiene una buena imagen de la numerología. Muchas personas consideran que no tiene sentido. Pero es mucho más poderosa de lo que parece a simple vista. Los números tienen un gran significado, y a través suyo podemos entenderlo todo.)

Una de las maneras más simples de analizar la energía de un año mediante la numerología es sumar todas sus cifras hasta que solo quede una. Con este método, podemos ver que el año 2019 tiene la energía del 3:

2 + 0 + 1 + 9 = 12, y 12 = 1 + 2 = 3

Y el 3 es un número que tiene energía de transformación. Es un número catalizador.

El número 1 es el número de la unidad y la identidad. Es el número que permite que cada elemento del universo se perciba como algo que tiene identidad propia.

El número 2 es el número de la diversidad. Si solo existiera el 1, el universo tendría una sola identidad. Solo habría una cosa. Es el 2 el que permite que haya más de una cosa.

Y el 3 es el número que pone al 1 y al 2 en movimiento y les da vida. Si solo tuviéramos el 1 y el 2, habría diversidad, pero no habría cambio. Habría varias cosas, pero no se moverían ni cambiarían. Serían estáticas. La energía del 3 es la que permite que cambien y que se transformen en otras cosas.

Y esta es la energía principal del año 2019: la energía para cambiar cosas.

 

cambio de vida radical


El año 2019 Más en Detalle

El año 2019 tiene una energía favorable para cambiar cosas. Ahora bien, ¿para cambiar qué cosas concretamente?

Para responder esta pregunta, podemos analizar las cifras del año 2019 más en detalle. Sumar las cifras de un año nos da una idea general de su energía, pero si queremos más información, tenemos que mirar también estas cifras una a una. Los años 1011, 2001 y 3000, por ejemplo, también tienen la energía del 3, pero son diferentes al 2019.

El año 2019 termina con un 19, y nos fijaremos especialmente en este 1 y este 9.

El 9 es un número que tiene energía de “final”. La energía del 9 favorece que se acaben unas cosas y que empiecen otras.

Así que, en el año 2019 tenemos la energía del 3 (transformación) y la energía del 9 (final). Es decir, algo se acaba para transformarse en algo nuevo.

¿Y qué es lo que se acaba?

El 1 que hay al lado del 9.

Es decir tú. Tu identidad. Lo que tú crees que eres.

Por esto este año es tan profundo, misterioso e interno.

Es un año favorable para transformarnos internamente, dejar de ser lo que éramos y florecer como algo nuevo.


La Profunda Transformación del Año 2019

El año 2019 es un año muy favorable para mirar dentro de nosotros y transformarnos a nivel interno.

 

Es un año para dejar atrás el viejo “yo”, con sus miedos, sus dudas 
y sus bloqueos, y conectar con una nueva versión de nosotros mismos
mucho más amplia, segura y luminosa.

 

Este es un paso muy importante y poderoso, pero a veces cuesta. Porque para transformarnos en algo nuevo, tenemos que dejar de ser lo que éramos.

Y esto puede dar un poco de miedo.

En general, estamos muy apegados a nuestra idea del “yo”. Aunque sea un “yo” con mucho sufrimiento, es nuestro “yo”, y nos cuesta soltarlo. La idea de dejarlo atrás es como dar un salto sin cuerda, y se nos hace difícil.

Por esta razón, es posible que vivas este año con una cierta inquietud. Que mires delante de ti y que tengas una sensación de vacío. Como su estuvieras delante de un abismo y no vieras qué hay en él.

cambio vida 1Si te sucede esto, no lo vivas con miedo. La aparente penumbra que rodea este año es la antesala de un nuevo día. Y puede ser un día radiante si lo aprovechas bien.

Por otro lado, también puede ser que tengas muchas ganas de meditar o de hacer algún trabajo de conexión interna. Y si ya lo hacías, es probable que se intensifique: que haya una parte de ti que te impulse a mirar en tu interior con más fuerza que nunca.

Si sientes estas ganas de conectar contigo, síguelas. No lo aparques ni lo dejes para otro momento. Dale prioridad y busca el espacio y el tiempo para poder hacerlo.

Por supuesto, no es una obligación, pero este año tiene un gran potencial para cambiar a nivel interno. Y si le pones foco, puedes conseguir grandes avances en tu crecimiento interior.

 

Hay una gran luz dentro de todos nosotros. Lo que pasa es que 
esta luz ha estado parcialmente oculta durante mucho tiempo
por nuestros miedos y nuestra idea limitada del “yo”.

 

La energía de este es un año está especialmente preparada para transcender estos límites y conectar con nuestra verdadera esencia.

Hay un Yo mucho más amplio y brillante que nos está esperando.

Y solo necesitamos la valentía de mirar.

(FUENTE: Jan anguita)