portadatoxg


Gente Tóxica: un concepto del que cada vez se oye hablar más y frente al que toda información es poca. Porque puede costar trabajo identificar a este tipo de personas, si bien su característica esencial, es que causan daño emocional a su alrededor, ya sea en el trabajo, entre los amigos, en la familia o en la pareja.. 

Son casi invisibles, porque bajo su apariencia "normal" esconden odio, celos, envidias, arrogancia, chantaje emocional...

El psicólogo Tomás Navarro, autor de "Fortaleza emocional" define así a la Gente Tóxica:

"Una persona tóxica no te quiere, no te respeta y no te escucha. Sí, has leído bien, no le importas lo más mínimo, en absoluto, nada… Para una persona tóxica no eres más que un simple instrumento al servicio de sus intereses.

¿Crees que sabes identificar a una persona tóxica? Posiblemente no sea así. Ten cuidado con las buenas personas, ten cuidado con las víctimas de un mundo que no les comprende, vigila con las personas que invierten mucho tiempo en proyectar una imagen positiva de ellas mismas. Ten cuidado sea quien sea: tu madre, tu padre, tu profesor, tu pareja, tu hijo, tu hermano, tu compañero de trabajo, tu vecino o tu jefe pueden ser personas tóxicas.

Una persona tóxica necesita estar cerca de su víctima y no la debes ver venir. ¿O de que manera podría captar tu confianza y eliminar tus defensas? ¿Quién desconfía de una cándida e ingenua buena persona? ¿Quién no siente el deseo de ayudar a una pobre víctima? Es posible que hagan cosas por ti, pero cuidado. Como decía Cicerón, quien hace el bien por un interés es una persona astuta, que no buena. No te confundas.

Una persona tóxica te hace sentir mal, culpable, exigente, egoísta o desconsiderado. No es más que su moneda de cambio. Una persona tóxica te aísla de tu entorno, se adueña de tu autonomía, neutraliza tu seguridad, destruye la confianza en ti mismo y termina por cambiarte la personalidad y fagocitarte. Una persona tóxica menosprecia tus logros, te desprecia a ti y a lo que representas… y lo hace poco a poco, sin levantar sospechas, sin que te des cuenta, sin dejar de avanzar hacia su objetivo"…

El consejo de Navarro es claro y directo: "Identifica a las personas tóxicas que te rodean y aléjate de ellas. Vete, sal de su círculo de influencia sin dar ninguna explicación. Al fin y al cabo recuerda que no les importas lo más mínimo y que tan sólo eres una terapia barata para descargar sus frustraciones"

Con esta carta de presentación, lo mejor que podemos hacer es cuidarnos de la Gente tóxica.

Para ello, según recomiendan los expertos, debemos seguir tres pasos:

1.- Reconocer a las personas tóxicas

2.- Aprender a manejarnos con ellas

3.- Salvarnos de su nefasta influencia

 

tox1

 

Todos tenemos días malos; sin embargo, en las personas tóxicas la tristeza puede ser constante. Si es evidente que alguien es muy negativo durante varios días a la semana, podrías estar en contacto con una personalidad tóxica. Observa si presenta los siguientes Rasgos de una personalidad tóxica:


        * Exceso de energía causado por el nerviosismo
        * Tristeza provocada por enojo
        * Quejas constantes
        * Apego
        * Críticas
        * Visión negativa o cínica de la vida
  
Pon más atención en la energía de las personas que te rodean. Si tienes una perspectiva amigable, a veces puede ser difícil reconocer a las personas tóxicas en tu vida. Sin embargo, aprender a percibir la energía de alguien puede ayudarte a identificar la negatividad de forma más fácil. 

Fíjate en el lenguaje corporal y en el tono de voz. Escucha los sonidos con más atención que la que empleas al escuchar lo que las personas en realidad dicen. Puedes escuchar cuando alguien hace algo por compromiso. ¿Cómo se relacionan las personas contigo? ¿Qué parecen estar pensando cuando hablan?

Identifica a las personas que se enfurecen con frecuencia. La furia, los gritos y las críticas negativas son los signos principales de una personalidad tóxica. En ocasiones, las personas furiosas necesitan mucha ayuda, pero no es tu trabajo ser su saco de boxeo. Permanecer cerca de una persona como esta hará que tú también te pongas furioso. No dejes que te contagien esa negatividad.

Detecta a las personas que tienen una visión negativa de la vida. ¿Conoces a alguien que ve lo negativo en todo? La tristeza adora la compañía, así que las personas con este tipo de personalidad suelen agruparse y competir entre ellas comparando sus propias tristezas. Ellas tratarán de arrastrarte.

Presta atención a las personas que, de forma constante, e incluso con alegría, hablan sobre sus fracasos y su tristeza. Todo aquel que critique los fracasos de los demás o que luzca demasiado cínico podría tener esta personalidad tóxica.

No pases por alto a las personas que buscan atención de forma constante. Las personas inseguras no pueden crear su propio sentido de la autoestima y suelen aferrarse a otros para hacerlo. Ellas quieren tu atención y necesitan ser el centro de todo. Esta necesidad constante de ser escuchado puede agotarte.

¿Tienes cerca personas chismosas? En lugar de ayudar a los demás, los chismes se alimentan de la envidia. En algunos casos, el chisme puede ser emocionante, lo que hace que te sientas más cercano con quienes chismeas y hace que sea difícil evitarlo. Los chismosos se comparan constantemente con los otros, lo cual es una buena forma de sufrir decepciones y fracasos. No te preocupes por tus vecinos, preocúpate por tu propio patio trasero.

No olvides a las personas que tratan de asustar a otras personas. Para esta persona, todo es aterrador. La ansiedad de esta persona sobre el mundo puede ser contagiosa. El miedo les brinda a estas personas cierta sensación de seguridad y comunicar este miedo les da cierto propósito. Esto te deprimirá.

Incluye a las “personas deprimentes” que siempre buscan el lado negativo de todo. Si estás tratando de hablar sobre las emocionantes vacaciones que pronto tendrás, esta persona parloteará sobre las enfermedades mortales que puedes contraer en los aviones y los diferentes peligros que corres al viajar.

 

tox2 

Observa qué personas te rodean. ¿Las personas que forman parte de tu vida sacan a relucir lo mejor de ti? ¿O estás absorbiendo su negatividad? Usando los criterios mencionados en la sección anterior, trata de elaborar una lista de posibles relaciones tóxicas en tu vida y un plan detallado y específico para lidiar con ellas. Considera todas estas relaciones:


        Tu pareja
        Tus exparejas
        Amigos
        Familiares
        Compañeros de trabajo
        Vecinos
        Conocidos
 
Trata de aceptar a las personas como son. Las personalidades tóxicas sólo son tóxicas si te afectan de forma negativa. Puedes ser amigo de personas que se enfurecen o de personas negativas. Esto no significa necesariamente que haya algo malo con ellas. Acepta a las personas por quienes son y cómo son y no dejes que influyan en ti. Asimismo, acéptate como eres. Si eres una persona positiva, es probable que no puedas relacionarte con personas negativas. Esto no hace que valgas menos como persona, solo tienes que saber qué es saludable para ti.

Siente empatía. Si las personas quieren propagar su ansiedad, devuélveselas. Por ejemplo, si insisten en que vas a fracasar en tu nuevo trabajo, diles “Bueno, ¿y si no es así?”. Ayúdalas a ver que hay otras posibilidades, además de la negatividad interminable.

No trates de cambiar a las personas. Recuerda que no puedes cambiar a otra persona, sólo a ti mismo, así que no te agobies con excusas como encargarte de la otra persona o sentir lástima por ella. La única forma en la que en verdad puedes ayudar a una persona negativa es haciendo que ya no influya en ti.

Aprende a ignorar. Si no te gusta lo que alguien está diciendo, deja de prestarle atención. Préstale atención a las partes positivas y constructivas de la conversación, y empieza a soñar despierto cuando esta persona comience a sonar negativa. Usa una pequeña señal para recordarte que debes escuchar de manera selectiva. Podrías tocarte el cabello, colocar la uña del pulgar en tu palma, girar tu muñeca o darle un golpecito a tu rodilla. Recuérdale a tu cuerpo que la negatividad se dirige hacia ti, y debes evitarla.

Cambia el tema de la conversación. Si no te gusta lo que alguien está diciendo, cambia el tema de la conversación. Si escuchas negatividad, sólo empieza a hablar sobre algo más. Cada vez que la persona trate de dirigir la conversación hacia algo negativo, habla sobre alguna otra cosa. Cíñete a los hechos cuando trates con personas de mal genio. Señala lo que debe hacerse para resolver un problema. Si se enfurecen mucho, aléjate de ellas y dales espacio para que se calmen.

Empieza a reducir tus interacciones con las personas tóxicas. Si tienes dificultades para manejar la negatividad que las personas traen a tu vida, puede ser el momento de empezar a reducir estas interacciones de forma significativa. No puedes cambiar la forma en la que las personas se comportan, pero puedes alejarte de ellas. Si alguien te pregunta si ocurre algo, sé sincero con esa persona. Di “Tengo problemas para lidiar con tu negatividad. Sueles ser muy negativo y no me gusta la forma en la que me hace sentir. Me agradas, pero creo que tenemos que vernos con menos frecuencia”.

Termina por completo las relaciones tóxicas. Si la negatividad de alguien está afectando mucho tu salud mental y tu bienestar, termina la relación. Deja de ver a la persona si no puede ser positiva cuando está junto a ti.


tox3

Todas las pautas de empoderamiento que te presentamos a continuación están encaminadas, no sólo a evitar el influjo de las personas tóxicas sobre ti, sino también a evitar que te conviertas en una de ellas:

Piensa en tus propias necesidades y en tus deseos. ¿Qué es lo más importante para ti? ¿Qué es lo que quieres obtener en tu vida? Conoce qué es lo que te gusta y lo que no, y desarrolla alguna noción de qué es lo que quieres hacer en el futuro. Escucha lo que las demás personas tienen que decir, pero recuérdate que al final eres tú quien decide. Eres el presidente del país que representa tu vida.

Toma tus propias decisiones. A lo largo de su vida, muchas personas dicen “Mis padres quisieron que me dedicara a X, así que lo hice” o “Mi esposa quería ir a la ciudad X, así que fuimos allí”. ¿Quieres que otros decidan sobre tu vida? Toma una decisión, para bien o para mal, y vive con las consecuencias.

No dejes que otras personas o sus preferencias sean una excusa para ti. Decir “Sería feliz si X fuera diferente” es sólo otra forma de decir “No tengo las riendas de mi propia vida”. Es cierto que a veces necesitas llegar a un acuerdo con las personas cercanas a ti, pero no dejes que esto se vuelva tu única salida.

Rodéate de personas afines. ¿Por qué saldrías con personas cuya compañía no te agrada? Relaciónate con personas que te ayuden a desarrollar un cuerpo y una mente saludables. Busca personas que sean optimistas, animadas y felices. Mientras más tiempo pases con personas de este tipo, más feliz y radiante te sentirás. Sus actitudes positivas, saludables y estimulantes te ayudarán a mantenerte estable.

Considera hacer un cambio significativo en tu vida, si es necesario. Múdate a una nueva ciudad o cambia de trabajo si estás rodeado de personas negativas en tu ciudad o trabajo actual. Termina esas relaciones e inicia nuevas con personas que te ayuden a mejorar en lugar de arruinarte.

Sé positivo en todo momento y lugar. Usa el ejemplo motivacional de la persona más positiva de tu vida para guiarte lejos de las personas tóxicas. A la vez, trata de volverte como las personas optimistas viendo lo mejor de las otras personas y haciendo cumplidos sobre sus cualidades. Mantente animado. Acepta y haz cumplidos mostrando gratitud, mantén el contacto visual con las personas y sonríe.

Haz que la relajación sea una prioridad en tu vida. Si constantemente combates la negatividad de las personas que te rodean, debes tomarte en serio la necesidad de desestresarte. Encuentra algo que te calme y te enfoque, y a lo que puedas recurrir cuando necesites revitalizarte. Algunas técnicas que pueden ayudarte:

        La meditación
        El yoga
        El senderismo o caminatas en zonas silvestres
        Las artes marciales

ser positivo

Consejos

Una vez al día, piensa en algo por lo que te sientes agradecido.
Pasa el menor tiempo posible con las personas negativas. Incluso si solo son cinco minutos al día, son cinco minutos menos positivos y productivos para ti.
Usa un marco fotográfico pequeño y encantador para colocar una nota sencilla que diga “Siempre sé agradecido”; colócala en un lugar visible por el cual pases, para que puedas verla con frecuencia.
No te preocupes si las personas te consideran antisocial si quieres permanecer alejado de algunas personas. Tienes que volverte la persona más importante de tu propia vida. Tú sabes qué es lo mejor para ti.
Oblígate a analizar tus relaciones hasta que se vuelva un hábito diario sin el cual no puedas vivir. Descubrirás que hará que los encuentros negativos se vayan de tus pensamientos y los reemplazará con pensamientos más harmoniosos, felices y productivos.

 

Advertencias

Asegúrate de satisfacer tus necesidades sociales básicas. Mantén límites apropiados para que la enfermedad de esta persona no invada tu vida y tu felicidad.
Incluso si decides ser una fuente de ayuda, ten en cuenta que no es tu trabajo solucionar sus problemas. Solo estarás allí para ayudarlo en un momento difícil. Esto también es opcional, hazlo sólo si puedes lidiar con ello, si los límites entre esa persona y tú son saludables y si no abusa de ti de ninguna forma.
En ocasiones, las personas que tienen una enfermedad mental o que son lastimadas por una persona tóxica mostrarán estos rasgos. Si son abusivas contigo, aléjate de ellas a como dé lugar, no mereces que abusen de ti. Sin embargo, si sólo son personas deprimentes o necesitadas, pero no son emotivas ni abusivas contigo, considera ser una fuente de ayuda cuando el problema se resuelva, esta persona no será tóxica y será perfectamente encantadora.
 Algunos trastornos como el trastorno narcisista de la personalidad, el trastorno antisocial de la personalidad, el trastorno límite de la personalidad y el trastorno histriónico de la personalidad afectan a la personalidad del individuo. Estos cuatro en particular son difíciles de tratar para los terapeutas capacitados y estas cuatro personalidades tienden a ser tóxicas y, por lo general, abusivas. No suele recomendarse brindar ayuda en estas situaciones, en especial si la persona se rehúsa a buscarla.

(FUENTES: El Periódico y WikiHow)

 

¿Quieres profundizar sobre este tema? Te recomendamos Gente Tóxica: Las personas que nos complican la vida y cómo evitar que lo sigan haciendo, de Bernardo  Stamateas

librotox


En nuestra vida cotidiana no podemos evitar encontrarnos con personas problemáticas.

Jefes autoritarios y descalificadores, vecinos quejosos, compañeros de trabajo o estudio envidiosos, parientes que siempre nos echan la culpa de todo, hombres y mujeres arrogantes, irascibles o mentirosos…

Todas estas personas «tóxicas» nos producen malestar, pero algunas pueden arruinarnos la vida, destruir nuestros sueños o alejarnos de nuestras metas.

¿Cómo reconocer a la gente «tóxica» y cómo protegernos y ponerles límites?

Bernardo Stamateas responde a estas preguntas con claridad y convicción. Sus consejos nos ayudarán a hacer nuestras relaciones personales más saludables y positivas. En definitiva, nos ayudarán a ser mucho más felices.